domingo, 8 de septiembre de 2019

VILLAR DE CAÑAS

El 6 de Septiembre de 2019, se produjo el pistoletazo de salida de las fiestas de La Virgen de La Cabeza  de Villar de Cañas, y del futuro de la Asociación Taurina Villar de Cañas. Preámbulo de la suelta de las reses, se reconoció la trayectoria de Raúl Rubio, teniente de Alcalde y presidente de la Asociación, por su labor en los últimos años, en la organización y coordinación de las fiestas. Y también a un servidor por la colaboración en la búsqueda de las reses y visitas al campo, por lo que me siento orgulloso y agradecido, por esta muestra de cariño. La plaza se "adornó" con una pancarta y el anagrama de la asociación dibujado en el medio de la plaza. A posteriori se dieron suelta a las vacas de una en una, brava la primera, con volumen y que atendía a los cites con codicia y nobleza, tanto en la calle como en la plaza. La segunda más chica, era más "lista" arremetía con mucha fuerza e ímpetu, con inciertas oleadas y cortando el viaje. La tercera, silleta, fue muy sosita y desrazada, iba y venia sin más.
El esperado "Latero" nº 53 G-6 de Antonio Rubio-Macandro, tuvo el honor de ser el I toro de la Asociación Taurina de Villar de Cañas, saltó a la calle sobre la 1:00 de la madrugada. Un tren de toro, largo, alto, hondo, con mucha romana, comodito de cara y de preciosa capa colorado salpicado, bragado meano corrido, girón, gargantillo, bocidorado y ojo de perdiz. Mucho peso tenía en animal, demasiado, que bajo la calle sin mucho ímpetu. Acuso su excesiva "romana", viniéndose abajo enseguida. Algún recorte limpio, que el animal recibió con nobleza y rectitud, pero dando síntomas de acabarse pronto. El director de lidia era matador de toros mejicano César Vanegas, al que acompañaron sus amigos, también matadores de toros Chamón Ortega y José Manuel Sandín, que al percatarse de la circunstancia del toro, decidieron pasarle de muleta. El animal obedecía con nobleza a la propuesta, primeramente de Chamón, que dibujo algunos pases con "sabores añejos", de tauromaquia antigua, que por desgracia ya no vemos. Sandín también se atrevió, después de mucho tiempo sin ponerse delante, demostró, que el que tuvo retuvo. 
Al día siguiente, el 7-09-19, se soltaron el la plaza al estilo tradicional, primeros las vacas, que dieron el mismo juego cada una que el día anterior, unos recortadores de la zona, las movieron con alegría, entreteniendo al personal, con buenos quiebros, saltos y recortes . En cuanto al toro, nada de nada, salió mermado al hacerse daño al encerrarlo en una pata y apenas se movió. Resaltar que fue encerado ligero, ya que César Vanegas, le enlazó a la primera, a la "mejicana". Por lo que recibió una gran ovación.
Así terminaron los actos taurinos de la villa, esperando con ganas el próximo San Isidro. Hasta pronto amigos.

Los miembros de la Asociación al completo.
Los Raules, agradecidos por el gesto.
El futuro de la fiesta.
Rubén, parando la primera vaca.
Valiente, ante este tren lammado "Latero".

"Chamón Ortega", toreo de otra época......
Valiente Sandín.
El Local Rubén, ajustándose con la becerra.
Por Villar de Cañas, pasó un tren llamado "Latero"...
César intentando que rompiera para adelante.

Por: Raúl Castro y Ana Castro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario