lunes, 15 de mayo de 2017

VILLAR DE CAÑAS

La localidad conquese celebra sus fiestas patronales de SAN ISIDRO. El pasado viernes de madrugada se celebró el tradicional encierro urbano, con dos becerras y dos erales. Se soltaron de uno en uno, realizando carreras muy rápidas y limpias. Luego en la plaza, las dos becerras fueron extraordinarias, el eral negro dio mucho juego, yendo a todo y a todos, demorándose en demasía su encierro y el eral berrendo, lo mismo, no paró de correr y embestir. Al día siguiente, ya en la plaza, antes de la suelta, se celebró la comida de hermandad de las peñas, para dar paso a la tradicional capea. Una capea que resultó muy entretenida por lo variado de su desarrollo, hubo toreo, recortes, saltos, quiebros, toreo a la limón, recortes "a trío" a "dúo", en fin tan variado como entretenido, además de rápido a la hora de encerrar las reses, lo que agilizó la tarde. El ganado siguió en la miasma tónica de la noche anterior, a excepción del eral negro que acusó el tiempo que estuvo por la noche. Otro año más, en el que esta pequeña localidad celebra su San Isidro, con la misma afición e ilusión de siempre, que esperemos no se pierda nunca y las nuevas generaciones perpetúen. Hasta el próximo año.

Todas las peñas del pueblo.
Al quiebro
Al quiebro de ridillas
Raúl, la promesa local, en un recorte muy argandeño
El "contenedor" dando juego
Dos recortes muy argandeños también
Con la chaquetilla
Espectacular salto de tirabuzón
El novillero Jesús Martínez demostrando su clase y la del animal
Buen recorte
Al quiebro con la chaquetilla
Quiebro al "trío"
Salto de espaldas con las piernas atadas
Quiebro doble "a espaldas"
Salto del Ángel
Los locales Raúl y Rubén disfrutando de la brava becerra
La charanga amenizando la tarde

Por: Raúl Castro

No hay comentarios:

Publicar un comentario